El patio de la Herri Eskola Zaragueta de Orio comienza el curso con un cambio de imagen

2020-09-22

Desde hace tres años se ha estado trabajando en el proyecto de transformación del patio que  ha contado con la participación de toda la comunidad escolar: estudiantes, profesorado, madres y padres y trabajadores/as del comedor. Han tenido claro que los protagonistas de esta transformación debían ser los alumnos y alumnas y han trabajado el proyecto teniendo en cuenta sus deseos.

Durante tres años han recibido el asesoramiento de la empresa que presta el servicio de diseño para la transformación “Tipi Gara” y el proceso ha estado liderado por técnicos expertos en la materia.

Para plantear la transformación del patio hubo varios factores a tener en cuenta. Por un lado, se comenzó a trabajar en el movimiento autónomo en las aulas de educación infantil y el profesorado fue consciente de que esa actividad dentro de la escuela debía tener reflejo en el mismo.

Por otro lado, en la educación primaria, las canchas y los juegos de balón tenían una fuerza enorme y quedaban al margen los/as que no querían jugar a este tipo de juegos. La inclusión ha sido un proyecto único para trabajar la coeducación. Además, la creación de los estudios de Educación Secundaria Obligatoria dio lugar a nuevas necesidades.

El patio estaba diseñado para la FP y ahora, en algunos momentos, se pueden agrupar alumnos y alumnas  de diferentes etapas en un mismo espacio.

El curso pasado fue el momento de dar pasos para que el proyecto se hiciera realidad. La iniciativa fue presentada al Ayuntamiento de Orio y se solicitó una subvención. El Ayuntamiento aportó 15.000 euros y abordaron la primera parte del proyecto. En principio, si bien el mismo contemplaba la transformación de todo el espacio exterior, en una primera fase se decidió dar prioridad al tramo anterior, por un lado, con una primera intervención en la que se ha pretendido naturalizar el entorno. “Tenemos el monte muy cerca y somos una escuela construida sobre la duna. Por eso queremos dejar el asfalto y recuperar nuestra relación con la naturaleza”, ha explicado un profesor. Por otro lado, se dieron cuenta de que el suelo del patio era totalmente llano y necesitaba pendientes, para lo que se han creado colinas. “Además, se han colocado tuberías que atraviesan los montículos. Y es que a los más pequeños/as les ayuda mucho comprender conceptos como interior-exterior a través del movimiento del cuerpo, y esos tubos pueden ayudar a ello”.

El centro ha querido agradecer al Ayuntamiento de Orio el hecho de que, a pesar de la crisis del Covid19, optó por continuar con el proyecto “Agradecemos al Ayuntamiento el esfuerzo realizado y de cara al futuro sabemos que vienen tiempos de gran incertidumbre por lo que seremos flexibles y, si no hay dinero, sabemos que no podremos llevar a cabo el resto de las fases del proceso, pero echaremos mano de la imaginación y haremos lo que esté en nuestras manos para crear un nuevo modelo de patio, mientras la situación mejore y retomemos el proyecto en colaboración con el Ayuntamiento”.