Orgullosas de la escuela pública de nuestro barrio

2020-11-24

El pasado jueves 19 de noviembre, las comunidades educativas de Atxuri y Mujika de Bilbao salieron a la calle a reivindicar el valor de la escuela pública de barrio:

“Orgullosas de la escuela pública de nuestro barrio”

Hoy las escuelas de Atxuri y Mujika se unen a través de una cadena humana de colores y sonidos, porque estamos orgullosas. Orgullosas de las escuelas públicas de nuestro barrio, porque son el futuro de nuestras pequeñas y el del barrio, porque en ellas nos jugamos lo que seremos. Estamos orgullosas de las escuelas públicas, porque son un espacio comunitario esencial de la vida de nuestros barrios. Estamos orgullosas de las escuelas públicas de nuestro barrio, por su carácter integrador, y porque en ellas logramos cada día contener el aumento de las desigualdades sociales. Estamos orgullosas de la escuela pública de nuestros barrios, por su labor cohesionadora de nuestro barrio, porque está abierta para todas y porque es espacio de acogida de todas y todos, sin distinciones. 

Estamos orgullosas de las escuelas públicas de nuestros barrios y de su comunidad educativa, del trabajo del profesorado, de las trabajadoras de apoyo y trabajadoras de comedor que cada día cuidan a nuestros hijos y hijas. De las familias, por luchar, como lo estamos haciendo hoy, por una escuela pública de calidad y para todas, y, por supuesto, de nuestros pequeños y pequeñas, que cada día nos muestran, que es la vida y sus cuidados lo que tenemos que poner en el centro, por lo que merece la pena luchar.

Y por supuesto, estamos orgullosas de nuestros barrios, cuya apuesta por su escuela pública es clara. Lo está demostrando hoy y durante todos estos días, en los que diferentes asociaciones, entidades y personas nos han mostrado su apoyo, porque es una preocupación del todo el barrio. Lo demostramos año a año, agotando la oferta de matrícula para que nuestros hijos e hijas puedan estudiar en la escuela pública.

Pero esta oferta no es suficiente: durante este curso 2020-2021, 28 niños y niñas se han quedado sin plaza y han sido derivados/as en su mayoría a colegios o ikastolas concertadas, sin opción a acudir a la escuela pública de su barrio. Un número que no es más que la punta del iceberg, ya que muchas familias ni siquiera priorizan nuestras escuelas por miedo a no lograr plaza y perder la preferencia en otros centros del entorno.

Por todo ello, pedimos a las instituciones -al Ayuntamiento de Bilbao y al Departamento de Educación del Gobierno Vasco-, que se sientan también orgullosas de la escuela pública. Que la cuiden tanto como cuidan la inversión en esas grandes infraestructuras, llamadas estratégicas, porque lo realmente estratégico es apostar por una escuela pública de calidad, que asegure un futuro de calidad a nuestros hijos e hijas, porque ese será el futuro que nos demos a todas. Y, a cambio, es poco lo que necesitamos: necesitamos mucho menos de lo que cuesta un kilometro de alta velocidad o de lo que se ha invertido desde instituciones públicas en crear islas, o reformar edificios para universidades privadas.

Las comunidades educativas ya han hecho su trabajo: hemos compartido con todos los grupos municipales el análisis de necesidades de nuestras escuelas, para denunciar, con datos objetivos, los desequilibrios entre sus características y las necesidades que no son capaces de cubrir para asegurar una calidad educativa óptima. Y volveremos a exponerlo en el Pleno Municipal en las próximas semanas. Nos tienen que oír porque este es un problema de todas.

Necesitamos un compromiso institucional claro, de carácter estratégico, que permita que en pocos años se resuelvan las carencias estructurales que sufren sus instalaciones, y se dé respuesta a las demandas de nuestros barrios. Porque las carencias de espacio estructurales que tienen nuestros centros -ambos de 100 años de antigüedad- no permiten una adecuada docencia e interacción entre los y las alumnas, situación agudizada en el contexto de la pandemia de la CoVID-19.

También necesitamos aire: nuestros niños y niñas necesitan desarrollar actividades al aire libre, la falta de espacios exteriores o el insuficiente tamaño de los mismos es clara, y más en el contexto de la pandemia que estamos viviendo. Necesitamos infraestructuras básicas dignas: gimnasio, biblioteca, comedor, o sala de profesorado. Es necesario liberar espacios interiores para la generación de estos espacios de manera digna. Necesitamos poder salir al barrio: y lograr una mayor conexión entre el espacio, tan limitado, de las escuelas y el entorno urbano al que pertenecen, que nos permita utilizar espacios municipales públicos para la realización de actividades en horario escolar y extraescolar.

Necesitamos estar seguros y seguras dentro y fuera de la escuela: para poder acudir a pie sin miedo al tráfico y para poder disfrutar de su espacio interior sin limitaciones. La última obra relacionada con la seguridad estructural en la Eskola de Atxuri data de 2006, y muchas de las mejoras que supuso esta intervención han quedado obsoletas y no satisfacen, ya, las necesidades actuales de los niños y niñas. Necesitamos poder saltar sin miedo a que el suelo se caiga.

Por todo ello, pedimos a las instituciones que cuiden la escuela pública, la de todas. Y exigimos ya un compromiso institucional que garantice una apuesta decidida en favor de una educación pública de calidad en nuestros barrios!
Gora eskola publikoa!
Atxuriko eta Mujikako Eskolak”