Luis Briñas Santutxu, una escuela que mira hacia Europa

La escuela Luis Briñas Santutxu apuesta por la calidad educativa y visita Estonia en su proyecto de Erasmus +. La educación estonia, siendo la mejor de Europa en PISA, apuesta por la colaboración familia y escuela, tal y como ha podido ver el profesorado de la escuela Luis Briñas Santutxu.

A día de hoy Estonia lidera las pruebas de PISA en Europa, superando incluso a su vecino Finlandia, apostando por políticas educativas que abogan por la educación pública y su gratuidad. Tres profesoras de la escuela Luis Briñas Santutxu y una de las asesoras del Berritzegune de Txurdinaga han visitado este país europeo en busca de prácticas metodológicas innovadoras que mejoren la práctica docente del centro y por consiguiente las competencias de su alumnado.

El gobierno estonio apuesta por la escuela pública, siendo el 95% de los centros escolares del país de titularidad estatal. Tal y como han podido comprobar las profesoras de la escuela Luis Briñas Santutxu, el comedor y los libros de texto son gratuitos para todo el alumnado, independientemente de los ingresos de sus familias. Además, los edificios e instalaciones escolares están adaptados y están siendo renovados teniendo en cuenta las necesidades y nuevas pedagogías del momento.

También hay que recalcar que las familias son parte del día a día en la escuela. Un ejemplo claro de esto, es que cada mañana todo el alumnado entra en las instalaciones de la escuela, se quita su buzo y se cambia las botas por calzado cómodo, durante este tiempo las familias pueden acceder sin ningún problema al centro y ayudar o acompañar a sus hijas e hijos durante este momento, siendo la entrada a la escuela flexible y relajada. Exactamente lo mismo ocurre a la hora de la salida.

En cuanto al modelo educativo, la escuela Luis Briñas Santutxu ha observado que apuestan por la robótica desde la escuela de infantil. Ya en primaria apuestan por el aprendizaje significativo y la metodología de integrated learning, que aúna todas las temáticas trabajadas en todas la asignaturas. La gamificación, enseñar mediante el juego, también forma parte del día a día de la escuela y está dentro del currículo de manera asidua. Otro de los puntos fuertes de la educación estonia es el respeto de los tiempos del alumnado, cada 50 minutos de clase hacen una pausa de 10 minutos.

El profesorado de la escuela Luis Briñas Santutxu ha aprendido y disfrutado mucho de esta experiencia. Ahora van a dedicar sus esfuerzos a aplicar todas las medidas de mejora viables en su escuela; para seguir apostando, tal y como han hecho hasta ahora, por una escuela pública de calidad e innovadora.