El actual sistema educativo público/privado no garantiza la igualdad de oportunidades

En los últimos años, EHIGE, al igual que otros agentes educativos y sociales, viene advirtiendo de las diferencias entre la red pública y la privada financiada con dinero público a la hora de acoger al alumnado con una situación socioeconómica desfavorecida y al alumnado de origen extranjero.

Aunque la normativa sobre conciertos educativos es clara y establece que todos los centros financiados con dinero público tienen una corresponsabilidad social, en la práctica muchos centros privados-concertados se sitúan lejos del compromiso social exigible a cambio de la financiación pública.

Así lo recoge el Plan “La escolarización del alumnado de origen extranjero en el sistema escolar de la CAPV” que ha presentado hoy la Consejera de Educación DEL Gobierno vasco a los agentes educativos, donde se evidencia que es la red pública la que más alumnado inmigrante escolariza. No obstante, EHIGE tiene claro que fundamentalmente es la situación socioeconómica del alumnado la que crea segregación, tal y como señalan las evaluaciones de diagnóstico, que muestran que el alumnado de la red pública de los tres modelos lingüísticos tiene un ISEC más bajo.

El sistema educativo vasco se está fracturando. Los datos del informe son claros y contundentes. La segregación escolar es una realidad que no se puede obviar por más tiempo. El sistema dual público/privado actual no garantiza la igualdad de oportunidades, ha fracasado y en consecuencia debe de ser revisado. Un sistema educativo financiado con fondos públicos debe promover y garantizar la cohesión y la justicia social, no la segregación.

A estas diferencias hay que añadir que las características de algunos centros privados concertados (composición social, segregación por sexo, religión, ideario, etc.) no son compatibles con el objetivo de lograr una sociedad cohesionada. En EHIGE creemos firmemente que el derecho que tenemos las familias a elegir la mejor educación para nuestras hijas e hijos debe ser compatible con este objetivo.

Por todo ello valoramos positivamente que la segregación escolar esté por fin en la agenda política y educativa. No obstante, creemos que este nuevo documento que presenta el Departamento de Educación del Gobierno vasco aporta pocas novedades, le falta concreción y un plan de financiación.

Hoy más que nunca es necesario abrir un debate social y político amplio que culmine en la creación de un nuevo statu quo con la escuela pública como eje, ya que es la única que garantiza una educación de todas las personas y para todas las personas.